CASO RICLA – ¿Sin cuerpo no hay delito?